Nietzsche y Heráclito

Nietzsche y Heráclito:

Nietzsche y Heráclito, dos filósofos con una clara relación. El nombre de Heráclito resuena siempre en las palabras de Nietzsche. Es el único autor del que verdaderamente se siente heredero, y es de los pocos filósofos al que considera maestro. Las  enseñanzas de Heráclito influyeron poderosamente en Nietzsche y las cuales se podrían ver con posterioridad en sus enseñanzas.

A pesar de su juventud, Nietzsche ya empezaba desde joven a interesarse por autores como Homero y Hesiódo. En el año 1873, Nietzsche completa un manuscrito acerca de la filosofía en la época de los griegos. En esta obra analiza la doctrina de los filósofos mas importantes de esa época. Se lo presenta a Wagner entre el 6 y 9 de abril de ese mismo año.

Estos papeles sufrirán varias modificaciones hasta que se ve obligado a suspender sus lecciones en 1876. Dicho manuscrito jamás fue publicado en su vida. Tan solo tras su muerte se creó una edición en la cual se completaban las notas de Nietzsche con sus lecciones impartidas.

En estas lecciones tiene un papel fundamental Heráclito, personaje que cautivó desde su origen a Nietzsche. A lo largo de toda su producción filosófica, la presencia de la doctrina y enseñanzas de Heráclito está muy presente.

¿Pero, en que destaca la filosofía de Heráclito?

Son unas enseñanzas mas bien difíciles para alguien que no está acostumbrado al estilo aforístico, pero nunca oscuras. El estilo aforístico de Heráclito parece ofender a aquellos que pretenden ver la esencia  debajo de lo múltiple. Estos filósofos son aquellos que buscan la incorruptibilidad del Ser, los que condenan a Heráclito al oscurantismo. Tal vez sea por envidia, por venganza, pero; el apelativo de “El oscuro”, que le es aplicado a Heráclito no permite que nadie busque la Verdad pueda encontrarla en sus escritos.

En el prólogo de su trabajo sobre filósofos pre-platónicos, Nietzsche deja constancia de su intención.  Pretende mostrar el diálogo entre aquellos filósofos griegos que han podido influir en el espíritu de la cultura occidental.

Mientras los filósofos se dejan llevar por el impulso de la verdad y el conocimiento, Heráclito se resigna  a lo real, que siempre fluye. Nietzsche nos dice que los sentidos nos engañan, nos enseñan el mundo, pero nos engañan. Esta forma de ver los sentidos las compartía con Heráclito. para ellos el mundo es un continuo crear. La razón es la culpa del deterioro de los sentidos.

 

 

Nietzsche y Heráclito

Heráclito

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies