Nietzsche y el cristianismo

En esta ocasión vamos a tratar el tema de Nietzsche y el cristianismo.

Introducción

Friedrich Nietzsche fue un filósofo alemán que nació en 1844. Aunque su familia, y con ello, su educación era protestante, con el paso del tiempo dejó atrás esta fe del cristianismo para volverse en su contra.
A pesar de haber sufrido una enfermedad que le causó muchos problemas, la sifilis, fue un pensador muy influyente, junto a Mars y Freud.
Su trabajo se centra en hacer una crítica en profundidad de la filosofía, cultura y religión occidental.

Nietzsche y el cristianismo

Nietzsche y el cristianismo

Nietzsche y el cristianismo
Para Nietzsche la religión nunca nos muestra la realidad. En su lugar, esta es un sentimiento de miedo y angustia que tiene el ser humano. Su creencia se opone a cualquier religión. Además, rechaza completamente el cristianismo, ya que este inventa un mundo imaginario frente a la realidad. La vida era un camino hacia otra vida mejor.
Sin embargo, Nietzsche defiende que el cristianismo es una simple filosofía y moral para personas débiles. Ofrece valores característicos de esclavos, como el sacrificio y la subordinación. Por lo tanto, todo esto se opone a lo que él defiende, la vida como el centro de todo.
Las mayores críticas de Nietzsche sobre el cristianismo se encuentra en la obra de “El anticristo”.

El anticristo

El anticristo, maldición sobre el cristianismo, fue escrito por el mismo Friedrich Nietzsche en 1888. Lo escribe para los lectores que él considera que serán los mejores, aunque en ese momento eran los de menor cantidad, pero para él estos serían superiores.
Al principio, trata el concepto de felicidad, la cual se define como el propio camino que el hombre va marcando para sí mismo. También diferencia lo bueno de lo malo. Otro concepto importante es el del superhombre. Con este se refiere a la unión de todas las cualidades que tiene el hombre alejadas de las malas costumbres. Describiendo así a Dios.

Crítica al cristianismo

Lo que Nietzsche criticó del cristianismo fue que éste despreciara todo aquello que el cuerpo desea y según él, el mayor acontecimiento de la historia consiste en la proclamación de la muerte de Dios, dejando un desarrollo pleno del ser humano, de manera que Dios quede asociado a las prohibiciones.

De todas formas, el Cristo de Nietzsche y el de la Iglesia Católica no tienen nada que ver. Según Nietzsche, Jesús no fue el hijo de Dios, sino un hombre humilde. Mientras que Jesús en su mensaje hablaba de paz y de mansedumbre. Nietzsche dice que en realidad, fue Pablo de Tarso el verdadero fundador de la Iglesia. La religión inventó a su voluntad la vida más allá de la muerte, el juicio final o la resurrección, de tal forma que al bueno se le pudiera premiar. De este modo, la Iglesia construyó una enorme estructura con el único fin de reducir a sus miembros, para lo cual generó en ellos miedo y temor. Según Nietzsche, el pecado, que ha acabado corrompiendo toda idea de belleza y valentía.
Cuando Nietzsche ataca al cristianismo en realidad está atacando a toda la tradición de Occidente, que rechaza todo lo real, lo terrenal, lo corpóreo, a los que ha considerado mera apariencia. Para Nietzsche sólo lo que podemos ver a simple vista es real, siendo, por tanto, la eternidad una idea, no solo vaga, sino falsa.

en otros artículos hemos tocado temas relacionados como el de Heráclito.

Add Comment