NIETZSCHE: LO APOLíNEO Y LO DIONISIACO

Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche fue un filósofo, músico, poeta y filólogo alemán. Es considerado uno de los pensadores contemporáneos del siglo XIX más influyentes. En este trabajo nos centraremos en NIETZSCHE: lo apolíneo y lo dionisiaco.

NIETZSCHE: LO APOLíNEO Y LO DIONISIACO

El punto de partida de sus obras fue hacer una crítica de los valores de la cultura europea. Estos, que habían sido introducidos por Platón, Sócrates y religiones como el cristianismo, según su opinión, habían convertido Occidente en una cultura basada en valores sin importancia. Ataca la filosofía, la religión y la moral de su época.

Sus principales obras son:

  • El origen de la tragedia
  • Así habló Zaratustra
  • El crepúsculo de los ídolos

Lo apolíneo y lo dionisíaco

Dos de los principales conceptos necesarios para entender la filosofía de Nietzsche son:

  1. Apolíneo: Viene del dios Apolo, considerado el dios del orden, la belleza, lo perfecto, lo recto…

 

  1. Dionisiaco: Viene del dios Dionisos, el cual representa el exceso, el desenfreno, el caos…

 

Para el cristianismo, la cultura griega desde Platón y la sociedad en la que Nietzsche vivía, el buen comportamiento y lo correcto era lo apolíneo. Se pensaba, por lo tanto, que lo dionisiaco era el mal y los pecados.

 

Sin embargo, Nietzsche no pensaba así, y justificó el pensamiento que tenían Platón y los sacerdotes de prohibir lo dionisíaco, por no poder controlarlo, ya que al ser débiles, terminarían por caer en la tentación, es decir, lo dionisíaco.

 

Antiguamente la cultura griega anterior a Platón y Sócrates, se buscaba un equilibrio entre lo apolíneo y lo dionisíaco. Para Nietzsche, los dos conceptos eran necesarios juntos, ya que consideraba que la vida era dura y difícil (llena de horror, terror, dolor y sufrimiento), pero que esta se puede afrontar como un castigo o afirmar y abrazar la existencia con toda su oscuridad y sufrimiento.

 

Para él, la actitud dionisíaca complementaba la tragedia y el sufrimiento con el placer, la naturaleza, la música…

El rechazo de lo dionisíaco por parte de Platón, Sócrates y las religiones provocó la ideología de la vida como un camino hacia la perfección, despreciando así, los valores de las cosas terrenales, valorando únicamente lo divino y celestial.

Add Comment