Santa Teresa de Jesús

Introducción de Santa Teresa

Santa Teresa de Jesús, o también conocida como Santa Teresa de Ávila, fue la monja que fundó la Orden de las Carmelitas descalzas, que es una rama de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Proclamada como la primera mujer doctora de la Iglesia. Fue escritora y mística, cultivó una prosa espiritual y de temas religiosos. 

Biografía de Santa Teresa

Santa Teresa nació en Ávila el 28 de marzo de 1515, era de familia acomodada. Sus padres fueron Don Alonso Sánchez de Cepeda y Doña Beatriz Dávila de Ahumada. Eran  nueve hermanos y tres hermanastros de un matrimonio anterior del padre. Al igual que su padre, la niña era una amante de la literatura, y le encantaba leer.

Teresa desde pequeña había estado interesada por la religión y los santos. Cuando tenía seis años decidió escaparse con su hermano a la tierra de los moros para morir allí y convertirse en mártires, pero su tío los frenó.

A los doce años, la madre de Teresa cayó enferma y murió. Ella le pidió a la virgen que la cuidase como la madre que ha perdido, aunque se niega a la idea de ser monja.

Su padre la ingresa en el colegio de gracia donde, donde desarrollará más su vida religiosa y se volverá a preguntar sobre su vocación de ser monja. Una amiga suya decide ingresar en el convento, lo que después de largas conversaciones con ella la hace decidir por fin en cuanto a su vocación religiosa e ingresa en el convento del Carmelo.

Debido a problemas de salud, tuvo que salir del convento para recibir tratamientos médicos. No se recuperaba y estuvo unos días inconsciente y la dan por muerta. Más tarde se recupera y vuelve a ingresar en el convento de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Más tarde muere su padre, dejándola huérfana totalmente.

Al comienzo de su vida como religiosa, donde tenía mucha libertad, se dio cuenta de que Dios la llamaba a una vida espiritual más radical. Para saber lo que debe hacer, le reza a un cristo llagado y le llora para que le de fuerzas y así no ofenderle. Desde ese momento su mente se llenó de visiones místicas de Dios e imágenes del infierno, provocando así el temor de Santa Teresa de pecar y caer en el infierno.

Después de esto, en 1562 Teresa intenta llevar su vida religiosa lo más perfecta posible y reforma la Orden del Carmelo. Que una mujer cambiase una orden religiosa era algo que nunca nadie había visto, y Teresa de Ávila lo hizo.

Fundó la Orden de Las Carmelitas Descalzas, una orden de monjas de clausura, allí tenían una vida sencilla, austera y contemplativa. El primer convento de Carmelitas lo fundó en la ciudad de Ávila. Teresa se recorrió España para ir abriendo nuevas sedes de su orden religiosa.

 Más tarde, junto a San Juan de la Cruz, otro santo místico, fundó la Orden de los Carmelitos Descalzos. Ellos fueron escritores místicos que elaboraron una prosa espiritual castellana.

Más tarde, el 4 de octubre de 1582, Teresa de Cepeda y Ahumada muere de tuberculosis en Alba de Tormes. Fue beatificada en 16214, canonizada en 1622 y proclamada doctora de la Iglesia en 1970.

Contexto histórico de Santa Teresa

Santa Teresa de Jesús (1515-1582) vivió en Ávila durante el siglo XVI, en el renacimiento, la época de la reforma protestante y el Concilio de Trento. 

Esta santa vivió en tiempos del siglo de oro español, el reciente descubrimiento de América, y las conquistas de países europeos en África, América y parte de Asia. 

El descubrimiento de América dio fin a la edad media y dio paso a una nueva forma de vida, donde la economía y los estados políticos progresaron mucho en los países europeos. Era una nueva época, a la que ahora llamamos edad moderna. Cambió la forma de pensar y de actuar de las personas e incluso cambiaron su forma de vivir la religión.

Obras de Santa Teresa

Además de haber sido un personaje histórico con una vida religiosa ejemplar, fue escritora y dejó diversas obras literarias que escribió a lo largo de su vida.

  • El Libro de la Vida

Este es el primer libro de Santa Teresa escrito en 1565, El Libro de la Vida es la obra más extensa y personal de Teresa de Ávila. Es una autobiografía de la propia santa donde expresa algunas de sus experiencias místicas y sobrenaturales. 

Escribe sobre la oración, sus grados y sus manifestaciones. Es un libro de amor, del amor que siente Teresa por Dios y el amor que siente Dios por todos nosotros. También menciona las misericordias de Dios y nos enseña a orar.

En el libro se describe la época y la cultura, a la vez, la escritora nos muestra como es el entorno, el clima social y religioso en Castilla en esa época. El verdadero tema de la obra es la vida espiritual de la autora y a su alma.

  • Camino de Perfección

Esta obra fue escrita entre los años 1564 y 1567, trata de los consejos que Santa Teresa les da a sus hermanas religiosas y sus hijas de los monasterios que ella había fundado. 

Está compuesto por un prólogo de 42 los cuales se dividen en dos partes: En los primeros 26 capítulos Teresa de Jesús ofrece consejos a sus hermanas para la mejora de su vida contemplativa. En los siguientes 16 capítulos hace una meditación sobre el Padrenuestro.

  • Las Moradas o Castillo Interior

Las moradas, llamado también El castillo interior es una obra de Teresa de Ávila escrita durante el año 1577, es una guía para el desarrollo espiritual a través del servicio y la oración.

Desglosa la oración en siete moradas, y después de describir cada grado de oración y sus efectos en el alma. Escribe sobre cómo orar y sobre qué podemos hacer de nuestra parte para agradecer al señor todo lo que tenemos y pedirle que nos dé gracia.

  • Las Fundaciones

Lo escribe entre 1573 y 1582  concluye meses antes de su muerte a los 67. Relata sobre su reforma del Carmelo y fundación de varios monasterios por toda España. 

Esta obra es la narración de las fundaciones de algunos de los conventos de santa Teresa. Nos describe la época que viven en España en esos tiempos y el día a día de las personas de entonces. A la vez, nos muestra en sus escritos como fue una gran mujer, revolucionaria para aquella época en la que ninguna mujer se había atrevido a reformar nada en la iglesia. Santa Teresa sirve como gran ejemplo a las mujeres, fue luchadora y pacífica al mismo tiempo hasta el final de sus días.

  • Poesías de Santa Teresa

Santa Teresa no escribía mucha poesía, sólo en los largos viajes a las fundaciones. Con su poesía alegraba a las hermanas de los conventos, por lo que muchos de ellos los escribió dedicándose los, pues le gustaba mucho ver a las hermanas felices.

La Santa se inspiraba en poemas y rimas pastoriles para escribir sus poemas.

Algunos poemas de Santa teresa de Jesús:

Nada te turbe,

Santa Teresa de Jesús

nada te espante,

todo se pasa,

Dios no se muda,

La paciencia,

todo lo alcanza,

Quien a Dios tiene,

nada le falta.

Sólo Dios basta.

Aquí Santa Teresa intenta expresar que cuando tienes a Dios presente en tu vida, no te falta de nada. Ella dice esto porque es consciente de que lo único que le hace falta es el amor de Dios, y la cosas materiales no las necesita. También dice que mientras todo pasa en la vida y se va, Dios no se va, nunca te deja. 

Vivo sin vivir en mí,

Y tan alta vida espero,

Que muero porque no muero.

En este poema Santa Teresa expresa el deseo que siente de reunirse con Dios en el cielo. Tras sus experiencias místicas, la santa nunca ha vuelto a ser la misma ya que vio a Dios y ahora solamente desea que sus días en la tierra acaben para cumplir  las maravillosas visiones que tuvo sobre el cielo. Teresa solamente tiene ganas de estar con Dios y no en la tierra.

Si quiere seguir leyendo más poesía de Santa Teresa pinche en este enlace: https://serespensantes.com/la-poesia-santa-teresa-jesus/

 

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies