Parménides y su filosofía: filósofo presocrático

Contexto histórico de Parménides

La Grecia antigua en la época de Parménides

         Hasta el siglo VIII a.C. la sociedad griega se dividía en ciudades-estado, también conocidas como polis, que eran estados autónomos constituidos por una ciudad o un pequeño territorio.

La sociedad griega era esclavista, lo que quiere decir que había dos grupos de personas: libres y esclavos.

-Los libres: había dos categorías dependiendo de las riquezas de cada uno.

-Los ciudadanos: disfrutaban de derechos políticos: tenían derecho al voto y a elegir los cargos públicos. Todos estos ciudadanos debían de ir al ejército y por supuesto pagar los impuestos.

-No ciudadanos:Habían dos tipos de, unos reciben el  nombre de metecos, Atenas, y por otro lado, en Esparta se llamaban periecos.

-Los esclavos: estaban totalmente desprovistos de cualquier tipo de derecho. Podías ser esclavo de distintas maneras: por caer prisioneros de guerra, por ser hijo de padre o madre esclavo, por deudas…

-Por último, las mujeres, que también carecían de derechos políticos, y estaban sometidas a sus maridos y por ello no podían hacer los movimientos que deseaban

En cuanto al comercio,no era como lo conocemos hoy en día, este se realizaba mediante trueques, luego a partir de lingotes de oro y posteriormente el usos de la moneda, lo que hizo que hubiera un aumento de capitales y consolidación de las ciudad-estado.

En Grecia,había dos grandes polis:Esparta y Atenas. El poder era monárquico y militar.

 

Biografía De Parménides:


Existen muchas teorías sobre la fecha en la que nació, pero las fechas más reconocidas varían entre el 540 y 515 a.C. Parménides procede de la ciudad de Elea, una de las colonias griegas al sur de la actual Italia.

A pesar de no poder dar con exactitud las fechas, se ha podido deducir su cronología con respecto a otros filósofos presocráticos gracias a que alude a tres de ellos ( Anaxímenes, Heráclito y Pitágoras ) en su obra. De esa forma Empédocles, Anaxágoras y Demócrito quedan como filósofos posteriores a Parménides.

PROFESIÓN

Se sabe que Parménides era hijo de Pires, y que seguramente perteneciera a una familia rica y acomodada. De esa forma no es extraño pensar que Parménides fuera legislador de Elea, ya que hay testimonios de otros filósofos como Diógenes que afirma que Parménides gobernó la ciudad y redactó un gran  código de leyes. También se le atribuye el trabajo de médico, pues en 1969 se descubrió un pedestal con las palabras: ΠΑ[Ρ]ΜΕΝΕΙΔΗΣ ΠΥΡΗΤΟΣ ΟΥΛΙΑΔΗΣ ΦΥΣΙΚΟΣ. A la hora de traducirlas las dos primeras palabras significan “Parménides hijo de Pires”. La cuarta significa físico, que en aquella época se utilizaba para designar a aquellas personas que se dedicaban al estudio de la naturaleza. Es en la tercera palabra donde surge el desacuerdo: a quienes creen que significa “de Elea”, mientras que otros afirman que significa “perteneciente a Ulios”, una escuela de médicos. Apoyando esta teoría hay fragmentos de su obra en la que se hacen observaciones anatómicas. De esta forma Parménides habría sido médico y legislador.

PARMÉNIDES Y SÓCRATES

Una de las creencias más comunes sobre Parménides es que habló con Sócrates en un viaje a Atenas cuando tenía aproximadamente 65 años. Esta creencia era compartida por Platón, quien en su diálogo “Parménides” narra este encuentro, además de mencionarlo en otros diálogos. A pesar de tener varios seguidores que le dan mucha credibilidad a los diálogos platónicos, las fechas apenas permiten este encuentro, mientras que Parménides sostiene argumentos que resultan difícil de creer que procedan de él. Por lo que lo más seguro es que la creencia de la existencia del encuentro ficticio entre estos dos filósofos sea anterior a Platón.

INFLUENCIA

Aunque se sabe poco con exactitud sobre su vida sabemos que Parménides fue una gran influencia para Demócrito y Empédocles, quienes dotaron al átomo de las mismas propiedades que Parménides al ente. Su pensamiento también le llevó a crear la escuela eleática, cuyo máximo representante es Zenón de Elea, quien creo paradojas sobre el movimiento que se harían famosas con el tiempo, como se verá a continuación.

Filosofía de Parménides:

 

Nuestro filósofo expone sus ideas en un poema escrito del cual se conservan 160 versos. Es un poema de carácter religioso que comienza con un proemio en el que el autor invoca a una diosa y le pide que le permita acceder al verdadero conocimiento. Para explicar su pensamiento Parménides nos presenta dos caminos para acceder al conocimiento: la vía de la verdad y la vía de la opinión; siendo la primera la única transitable pues la segunda, al igual que los sentidos, es engañosa y contradictoria.

Parménides: EL CAMBIO

La vía de la verdad parte de la aceptación del ser y la negación del no ser y del devenir o el cambio. Parménides desconfía de los sentidos y utiliza la razón para establecer un ser perfecto, inmutable, inmóvil, eterno e ilimitado. Para explicar esto vamos a emplear el siguiente ejemplo: supongamos que tenemos un cierto color, el color a. Y supongamos que digo que ese color cambia. Esto implica que el color ha cambiado a otro color que no es a; por ejemplo, el color b, c o cualquier otro color.

Decir que algo cambia es decir que después del cambio es algo diferente de lo que era antes de que tuviera lugar el cambio. Tiene que haber algo nuevo, que no estaba allí antes o algo que estaba debe haberse extinguido. Si algo cambia respecto a la propiedad a, a no puede seguir allí tras el cambio. A no puede cambiar a a; y si a ha cambiado a b, b no puede haber estado presente antes del cambio porque si no tendríamos que decir que b ha cambiado a b, lo cual carece de sentido.

Ahora surgen las cuestiones que nos plantea Parménides. ¿Cómo es  posible que en un tiempo dado algo nuevo, algo que no estaba allí antes, pueda ocurrir? O ¿cómo es posible que en un cierto momento, algo existente desaparezca? Nuestro filósofo responde a estas preguntas de manera paradójica; para él no existe el cambio: “lo que es, lo que ha sido, debe haber sido y será siempre”. Existe lo que existe y lo que no existe no existe. Si algo no hubiera tenido siempre existencia estaríamos admitiendo que ha venido del no-ser, de aquello que no existe. Y esto es imposible. De la nada, nada viene y todo viene de algo. El concepto del no-ser o de la nada es un concepto que, según Parménides no puede llegar a ser pensado pues siempre pensamos en algo. Puedo dibujar lo que existe pero no puedo dibujar la nada.

Parménides

Parménides

Por lo tanto el ser no tiene ni principio ni fin porque si no, antes y después del ser habría no-ser. Parménides reniega la creación y destrucción de la materia, el ser es eterno ( en verdad si analizamos esto tiene mucho sentido pues siglos más tarde se ha demostrado que los átomos ni se crean ni se destruyen, simplemente se alteran). El ser es también ilimitado pues si existiera un límite habría no-ser en algún punto. Por último Parménides establece que el ser es uno, pues si fuera múltiple entre ser y ser habría no ser; es decir, la materia es indivisible, todo forma parte de un conjunto aún mayor.

Parménides le da al ser forma de esfera (debido a sus prejuicios matemáticos adquiridos durante su estudio de Pitágoras) pues es la figura más perfecta y es además, infinita.

 

EL MOVIMIENTO PARMÉNIDES

Parménides también piensa que el movimiento es imposible y lo razona de la siguiente manera: moverse de un lugar a otro es cambiar de sitio en el espacio. El nuevo sitio al que se llega debe estar vacío pues si no lo está no hay posibilidad de movimiento. De esta manera el movimiento presupone el espacio vació; es decir un espacio donde no hay nada, o lo que es igual, donde hay no-ser. Pero el no-ser no existe y por tanto tampoco el espacio vacío así que no puede existir movimiento alguno.

PARADOJA DE AQUILES Y LA TORTUGA

Zenón de Elea fue un filósofo griego, perteneciente a la escuela eleática, fue discípulo directo de Parménides de Elea. Famoso por sus intrincadas paradojas, no estableció ni conformó ninguna doctrina de su propia mano.

Una de sus paradojas más famosas es la de Aquiles y la tortuga, con ella intenta explicar porqué el movimiento es imposible, tal como Parménides indica.

La paradoja nos plantea lo siguiente:

Aquiles, el atleta más veloz del mundo, será incapaz de ganar en una carrera a una tortuga que es diez veces más lenta que él.

Ambos disputan una carrera, concediendo Aquiles una ventaja de 100 metros a la tortuga, cuando Aquiles haya recorrido esos 100 metros, la tortuga, se habrá desplazado 10; al cubrir Aquiles esos 10, la tortuga se habrá desplazado 1m, al cubrir Aquiles ese metro, la tortuga se habrá desplazado 0,1m, y así sucesivamente.

 

De esta forma Aquiles deberá recorrer una distancia infinita, y para ello necesitaría un tiempo infinito, por lo que nunca ganaría la carrera.

Zenón demuestra de una manera matemática como el movimiento es imposible, ya que algo finito puede dividirse un número infinito de veces.

Si se quiere afirmar la existencia del movimiento hay que mostrar la invalidez de la argumentación de Zenón. Hay que destacar que las paradojas de Zenón no son y no pueden ser solucionadas con ayuda de la matemática. La matemática puede, con los datos necesarios, decirnos en qué momento Aquiles alcanzará a la tortuga; pero esto no es lo mismo que mostrar dónde está el error en el argumento del filósofo. Los argumentos de Zenón son de naturaleza conceptual y por tanto han de ser enfrentados a un análisis conceptual. Aún no existe una refutación universalmente aceptada para ellos.

 

EL CONFLICTO ENTRE HERÁCLITO Y PARMÉNIDES

Heráclito es un  filósofo presocrático, que vivió aproximadamente en el siglo VI a.C

La obra de Heráclito es completamente aforística (declaración u oración que pretende expresar un principio de manera concisa, coherente y en apariencia cerrada. )

Su estilo remite a las sentencias del oráculo de Delfos y reproduce la realidad ambigua y confusa.

Es frecuente el conflicto entre las teorías de Heráclito y Parménides, esto se debe a que sus ideas son prácticamente opuestas.

Heráclito se basa en la que él considera la teoría fundamental del universo, todo cambia; lo cual se opone completamente al pensamiento de Parménides que sostiene que el cambio es imposible.

Para Heráclito todo se mueve y todo cambia; el universo es dinámico. No sólo las cosas cambian, sino que dejan de ser lo que son para convertirse en algo completamente distinto, este cambio además es imprevisible.

El ejemplo del río

Por ejemplo, Heráclito sostiene que nunca te podrás bañar dos veces en el mismo río (todo fluye, panta rei), porque el agua está en constante movimiento y esta nunca será la misma; pero no sólo el agua habrá cambiado, sino que nosotros también.

De esta forma, según Heráclito, el conocimiento es imposible, ya que no podemos conocer algo que está cambiando constantemente.

Para Heráclito el universo surge del fuego, el fuego es el principio de todo; ya que no hay cosa más cambiante que este. En cambio, Parménides sostiene que el ser es sólo uno y es inalterable.

Según Parménides, como ya hemos explicado, el cambio es imposible; por el contrario, para Heráclito, toda cosa está sujeta al cambio y a la transformación.

 

Parménides se opone a esto último con la teoría del determinismo, que dice que todo evento desde el principio hasta el final de los tiempos, está ya planeado. Así como el pasado es inalterable, el futuro también lo es. De manera que no existe el cambio, el tiempo es una ilusión, y todo está predeterminado.

 

Tanto Heráclito como Parménides basan sus teorías en ideas completamente opuestas, de ahí surge el conflicto. Podemos observar como entre los filósofos presocráticos había mentalidades muy distintas, casi opuestas. 

Parménides sienta las bases para la filosofía racionalista posterior y funda las bases del pensamiento lógico por lo que para muchos fue uno de los filósofos presocráticos más importantes.

One Response

  1. Galán octubre 6, 2017

Add Comment