Paloma Montequín ha publicado una novela que tiene toda la magia de un buen cuento: «Roxana la Vieja»

/COMUNICAE/

Brevedad, intensidad, profundidad y elegancia. Estas son algunas de las características que definen la nueva obra de Paloma Montequín, un libro para degustar y reflexionar

Apenas cien páginas son las que conforman la novela que ha publicado Paloma Montequín con la editorial Rubric, Roxana la Vieja, la cual ya está disponible en los grandes canales de venta. Una extensión de la que la autora asturiana saber sacar partido con la maestría y elegancia a las que tiene acostumbrado al lector de sus textos.

Tal y como reza la sinopsis, esta es la historia de la anciana Roxana, esa mujer a través de cuyos ojos el lector recorre recuerdos y vivencias. Un viaje, prácticamente onírico, es el espacio por el que la mente pasea durante todo el entramado narrativo. La autora recupera, en cierta medida, ese mismo fulgor mágico que envolvía también su anterior libro: Los tres consejeros.

«El mensaje que me gustaría transmitir es que los humanos, del mismo modo que nacemos con ciertos atributos físicos comunes, también nacemos con el germen de algo que solemos llamar “conciencia del bien y del mal». «En mi opinión, es inútil tratar de anular esa cualidad evolutiva para satisfacer intereses egoístas, pues todos sabemos que la naturaleza es muy tozuda y nunca se rinde».

Roxana la Vieja es una obra sensible que palpa todos los sentidos del lector y los hace suyos. Dividida en tres capítulos, la autora utiliza cada uno de ellos para presentar un arquetipo humano distinto. Paloma compone una historia que en el fondo habla de la condición y los valores del ser humano. Arquetipos que cuestionan la bondad del hombre y su honesta voluntad para con el prójimo.

¿Hasta qué punto es bueno tratar de evitar lo que no gusta de la naturaleza humana? El ser humano es en esencia una compilación de aspectos positivos y negativos. No se puede luchar contra eso.

«Cuando pongo el título y empiezo la narración, el esqueleto de la trama ya está diseñado en mi cabeza de principio a fin. Para Roxana la Vieja utilicé una estructura fragmentada en tres tramas, cada una de las cuales envuelve un recuerdo del pasado de Roxana».

La novela está escrita en tercera persona, que se sustenta fielmente en los diálogos de los personajes que van apareciendo. El estilo con el que se desarrolla Roxana la Vieja es sutil, fluido, con un áurea de magia que lo envuelve todo. Es una obra que se lee con rapidez, aunque también esté pensada para dar pequeños sorbos espaciados.

En este sentido, este libro está categorizado como novela por muchas razones, pero también podría tratarse de un largo cuento bien medido. «Si te gustan los relatos profundos, de corta extensión y bien trazados, está puede ser tu nueva lectura», recomienda.

Después de Roxana la Vieja, solo queda aguardar a que su autora siga escribiendo y lance al mercado la siguiente novela de la serie que tiene en mente, un proyecto titulado Historias del Océano.

Fuente Comunicae

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies