La Iglesia de Santiago: Piedras Vivas

/COMUNICAE/

La Iglesia de Santiago: Piedras Vivas

Lo que parecía ser una simple obra de adecuación se ha convertido en una aventura que traslada al espectador desde el siglo X hasta hoy

Todo empezó con la firma del Convenio de cesión de uso de la Iglesia de Santiago al Ayuntamiento de Sigüenza. Ciertamente hubo gestiones anteriores, que no llegaron a dar fruto. El momento mágico se produjo con la llegada del nuevo obispo, D. Atilano Rodríguez, que accedió a firmar el citado convenio para conseguir que la abandonada Iglesia de Santiago cobrase vida con el uso asignado: Centro de Interpretación del Románico de la Provincia. Un proyecto ambicioso.

Para ello fue necesario realizar previamente las obras de adecuación del edificio y se planteó hacerlas poco a poco, por fases, sobre todo porque la gestión se realiza a través de la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago (AAISS) y no se dispone de fondos propios.

Se inicia la aventura. Aventura porque no sabía cómo se iba a financiar el proyecto y aventura porque se inició un viaje a través de la historia con el que no se contaba. Con mucha incertidumbre, pero con mucha ilusión, se comenzaron las excavaciones arqueológicas que han ido sacando a la luz la historia del edificio y también la historia de Sigüenza. Se descubrieron suelos originales del siglo XII inesperados, trazas de una construcción anterior sobre la que se erigió el actual edificio, enterramientos de los fundadores del convento contiguo, hornacinas decoradas ocultas tras los muros, pinturas murales, etc. De repente el edificio se convierte en un libro de historia, en un edificio vivo que no deja de hablar de su pasado desde su corazón.

Y además de todo esto tendrá un futuro asombroso: Se está convirtiendo ya en el Centro de Interpretación para el que ha sido destinado. Será un foco de información que recogerá los datos de los elementos del Arte Románico provincial y los proyectará a los pequeños municipios que los albergan, dando vida también a otros edificios y a otros parajes, hasta ahora casi desconocidos.

Elena Guijarro. Presidente de la AAISS

Fuente Comunicae

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies