Fundación Daniel y Nina Carasso busca proyectos innovadores de mediación cultural y alimentación sostenible en entornos locales

/COMUNICAE/

Busca identificar e impulsar iniciativas en sus dos líneas de trabajo: Arte Ciudadano y Alimentación Sostenible.

El plazo para presentar las candidaturas finaliza el 29 de abril

La Fundación Daniel y Nina Carasso, que apoya diferentes iniciativas de organizaciones que se atreven a mirar y construir el mundo de una manera distinta, ha abierto las Convocatorias 2020 con las que pretende apoyar proyectos innovadores de impacto social en sus dos líneas de acción principales: el Arte Ciudadano y la Alimentación Sostenible.

La convocatoria de Arte Ciudadano busca Alianzas para una Democracia Cultural’ con el fin de activar prácticas de mediación entre los múltiples y diversos agentes culturales, como instituciones públicas, artistas o mediadores. Por su parte, desde la línea de Alimentación Sostenible la convocatoria Sistemas Alimentarios Territorializados para la transición hacia una alimentación sostenible’ pretende identificar e impulsar iniciativas a través de políticas alimentarias locales o de restauración colectiva. Las candidaturas se pueden presentar hasta el 29 de abril.

«Con el lanzamiento de las dos convocatorias en Arte Ciudadano y Alimentación Sostenible seguimos cumpliendo con nuestro compromiso de acelerar la transición hacia un sistema alimentario sostenible en su conjunto y de impulsar el reconocimiento del papel central del arte como bien común que contribuye a la construcción de un proyecto de sociedad compartido. Hasta el momento hemos apoyado 184 iniciativas en España desde 2014», indica, Isabelle Le Galo Flores, directora para España de la Fundación Daniel y Nina Carasso.

‘Alianzas para una Democracia Cultural’ La Convocatoria 2020 de Arte Ciudadano se enmarca en la línea de actuación ‘Mediación y Democracia cultural’ de la Fundación, para identificar prácticas de mediación transformadoras que permitan la participación plena de la ciudadanía en la vida cultural y en la esfera pública, contribuyendo así a la democracia cultural.

«Creemos que la mediación cultural facilita que toda la ciudadanía reflexione, comparta y participe plenamente en la vida cultural y en la esfera pública. Además, permite crear puntos de encuentro para instituciones, artistas, mediadores y comunidades en los que enriquecerse mutuamente y movilizar nuevos imaginarios para resolver los retos actuales», explica Carlos Almela, responsable del programa de Arte Ciudadano de la Fundación Daniel y Nina Carasso.

Desde la Fundación se buscan proyectos de colaboración en dos modalidades:

1) Alianzas entre instituciones culturales y agentes independientes del ámbito de la mediación/educación artística, para el diseño y la implementación conjunta de programas o proyectos de mediación/educación innovadores que impliquen la participación activa de la ciudadanía.

2) Alianzas entre Administraciones Públicas de cualquier nivel territorial y un conjunto lo más diverso posible de agentes culturales y del ámbito de la mediación/educación para el diseño colectivo y/o ejecución de políticas públicas que promuevan prácticas de mediación cultural/educación artística transformadoras.

‘Sistemas Alimentarios Territorializados’ Desde su creación en 2010, la Fundación Daniel y Nina Carasso apoya proyectos que aceleran la transición hacia sistemas alimentarios más sostenibles, a través de la línea de Alimentación Sostenible. Esta convocatoria busca apoyar proyectos que relocalizan los procesos de producción, distribución y consumo de los sistemas alimentarios mediante políticas alimentarias locales o de iniciativas de restauración colectiva.

«La sostenibilidad en el sistema alimentario abarca cuatro dimensiones: ambiental, económica, justicia social y salud para las personas y el planeta. Dadas las múltiples dimensiones que abarca el sistema alimentario, al trabajar en su sostenibilidad, se contribuye a alcanzar muchos de los objetivos de desarrollo sostenible. Tratándose de un sistema que trabaja en estrecha colaboración con la naturaleza, también tiene un gran potencial para aportar alternativas y propuestas para la adaptación y mitigación del cambio climático. Todo ello es sobre todo posible cuando el sistema alimentario se aborda de manera sistémica y transformadora», comenta Eva Torremocha, responsable del programa de Alimentación Sostenible de la Fundación.

La Fundación define dos modalidades en el marco de su convocatoria:

1) Sistemas Alimentarios Territorializados: para iniciativas que diseñan, ejecutan y/o coordinan políticas públicas alimentarias que involucran a un conjunto diverso de agentes del territorio. En este caso, para presentar una iniciativa, es necesaria una alianza entre: al menos una organización sin ánimo de lucro o perteneciente a la economía social y al menos una administración pública: ayuntamiento, entidad metropolitana, diputación, mancomunidad, grupos de acción local o administraciones regionales, etc.

2) Restauración Colectiva: destinada a proyectos que trabajen con centros públicos para facilitar su transición hacia un modelo de comedor sostenible, a través de la definición, puesta en marcha o consolidación de procesos que aseguren tanto un abastecimiento local de productos ecológicos como una dieta sostenible, que garantice la salud de los comensales, a corto y largo plazo. En este caso, para presentar un proyecto es necesario una alianza entre al menos una organización sin ánimo de lucro o perteneciente a la economía social y al menos un centro público: hospital, centro educativo, residencia geriátrica, universidad, etc.

Fuente Comunicae

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies