Fernando de Herrera

En este trabajo vamos a exponer la vida y carrera literaria del autor renacentista Fernando de Herrera, uno de los  poetas del Siglo de Oro más importante.

Introducción al Siglo de Oro

El Siglo de Oro se desarrolló entre 1500 y 1681, con la muerte de Calderón de la Barca. Se extiende a lo largo de tres importantes períodos para la literatura española: el Renacimiento, el Manierismo y el Barroco. Fernando de Herrera perteneció al movimiento renacentista, el cual es un extenso movimiento cultural, en el que tuvieron lugar numerosos cambios socio-políticos, como el auge de la fortaleza real, la revalorización la figura humana como ser poderoso o la crisis que afectó a la moral tradicional. Además, aparece un nuevo espíritu crítico y racionalista y tiene lugar un desarrollo del Humanismo, el cual revaloriza y destaca la cultura clásica. Estos hechos servirán como precedente al movimiento barroco.

Fernando de Herrera

Biografía de Fernando de Herrera

Fernando de Herrera fue un poeta renacentista nacido en el 1534 en Sevilla. Ejerció también como crítico literario. Se interesó sobre todo por temas amorosos, de los cuales destaca su pasión y su gran capacidad de condensación del lenguaje. Destacan también sus poemas patrióticos, por su denotada exageración de la realidad. Su estilo (conocido como Manierismo), supuso una anticipación a estilos y tendencias posteriores.

No se conocen bien sus orígenes pero se sabe que tuvo una infancia humilde y modesta. Se cree que se formó como poeta y escritor, en el Estudio de San Miguel. Tuvo relación y contacto con el humanista Juan de Mal Lara, con el cual desarrolló su ambición enciclop

édica. Se ordenó clérigo y actuó como tal en la parroquia de San Andrés de Sevilla. Participó también en estudios eclesiásticos, recibiendo algunas órdenes menores. 

Su pasión fue la completa y absoluta libertad de espíritu. Fue un hombre de maneras refinadas, el cual era cerrado a la intimidad, y apasionado al silencio y la soledad.

Su lírica amorosa gira en torno al amor que Herrera sentía por Doña Leonor de Milán, la Condesa de Gelves. Sin embargo, en su obra, jamás menciona el nombre de la amada, refiriéndose a la misma mediante la utilización de epítetos, como: Sirena, Sol, Estrella… En 1581, fallece la Condesa, y Fernando de Herrera, renuncia a la lírica amorosa, centrándose exclusivamente en obras históricas y de preceptiva literaria.

Fernando de Herrera

Rasgos literarios Fernando de Herrera

En su obra, se puede apreciar una gran perfección en sus versos, dotados de un

a ortografía originaria de Herrera ajustada a los sonidos de las palabras y de una puntuación especial para señalar las pausas. Corregía minuciosamente todas sus obras, con el fin de encontrar una perfección formal que nunca parecía ser lograda. En su obra también se pueden apreciar elementos literarios y lingüísticos propios del Barroco, es decir, con carácter anticipatorio a este período. Subestimó la robustez masculina presente en la mayoría de poetas del siglo XVI. Se inspira y basa de las enseñanzas platónicas (del filósofo Platón), para hacer un uso repetido de una simbología lumínica y uso ocasional de metáforas.

Hizo una gran cantidad de anotaciones a obras de Garcilaso de la Vega, al cual admiraba y sirvió como referente para su poesía. Actuó como “imitador” de las obras clásicas de Garcilaso en lenguaje romance. Relata, también, los distintos géneros literarios abordados por Garcilaso.

Una gran variedad de documentos acerca de su obra no han sido hallados, y se han dado por perdidos, como por ejemplo, la obra “Gigantomaquia”.

 

Cancionero poético

El tema fundamental y principal de la obra poética de Fernando de Herrera es amoroso. Esto propició la aparición de la historiografía herreriana, surgida entre finales del siglo XIX y mitad del siglo XX. En su obra se pueden distinguir tanto un carácter intimista y emotivo, como un carácter circunstancial y evocador. Este último está presente, sobre todo en las canciones, particularmente, en aquellas con carácter fervoroso. Por otro lado, el carácter más íntimo se ve reflejado en sus sonetos y elegías. Los sonetos son, como es casi todos los cancioneros poéticos del Siglo de Oro, la base del argumento y la principal fuente del tema fundamental y básico de toda la obra. Por último, las églogas, son las más cercanas a la antigüedad grecolatina.

Fernando de Herrera

Obras de Fernando de Herrera

  • Relación de la guerra de Chipre y suceso de la batalla naval de Lepanto (Sevilla, 1572).
  • Algunas obras de Fernando de Herrera (Sevilla, 1582)
  • Obras de Garci Lasso de la Vega con anotaciones de Fernando de Herrera (Sevilla, 1580; edición facsímil Madrid: CSIC, 1973; hay edición moderna de las Anotaciones a la poesía de Garcilaso: Madrid: Cátedra, 2001.
  • Elogio de la vida y muerte de Tomás Moro, 1592. Hay ed. moderna de Francisco López Estrada (Sevilla: Universidad de Sevilla, 2001)
  • Amores de Lausino y Corona
  • “Versos de Fernando de Herrera enmendados y divididos por él en tres libros.” (Sevilla, 1619), edición de Francisco Pacheco.

Fernando de Herrera

Comentario de texto (ejemplo)

Rojo sol, que con hacha luminosa

cobras el purpúreo y alto cielo,

¿hallaste tal belleza en todo el suelo,

que iguale a mi serena Luz dichosa?

Aura süave, blanda y amorosa,

que nos halagas con tu fresco vuelo,

¿cuando se cubre del dorado velo

mi Luz, tocaste trenza más hermosa?

Luna, honor de la noche, ilustre coro

de las errantes lumbres y fijadas,

¿consideraste tales dos estrellas?

Sol puro, Aura, Luna, llamas de oro,

¿oíste vos mis penas nunca usadas?

¿Vistes Luz más ingrata a mis querellas?

 

En este soneto, de gran perfección formal, podemos apreciar las características propias de Fernando de Herrera. Principalmente, se observa el minucioso cuidado y perfección empleado para embellecer el soneto. Utiliza en varias ocasiones la metáfora para embellecer y formalizar los versos. También, se puede observar un uso ocasional de signos de puntuación, como interrogaciones o un uso reiterado de comas. Presenta una estructura sintáctica reiterada (paralelismo), compuesta por un pareado haciendo referencia al elemento y cerrando con una interrogación que también se refiere al elemento. El tema principal del soneto es una alabanza a elementos naturales como el sol, el viento o la luna. Se puede dividir en dos partes: la primera (versos 1-11), dividida a su vez en tres cuartetos, los cuales hacen referencia al sol (el primero), al aire (el segundo) y a la luna (el último). En ellos elogia y alaba estos tres elementos vitales para la existencia humana. La segunda parte (versos 12-14), en la cual cierra el soneto por medio del uso de dos interrogaciones retóricas, las cuales hacen referencia a todos los elementos mencionados en la primera parte. 

Al ser un soneto, la métrica es ABBA ABBA CDC CDC, con rima consonante y de arte mayor.

Profundamente, este soneto te hace reflexionar sobre lo que tenemos hoy en día, que no valoramos tal y como deberíamos. Estos tres elementos mencionados representan una generalización de todo el conjunto natural. El propósito de Fernando de Herrera, es animar al lector a valorar el medio natural y también es hacer una alabanza a estos elementos y mostrar su gratitud y asombro.

Fuente: http://www.cervantesvirtual.com/portales/fernando_de_herrera/autor_vida_obra/

 

 

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies