El nihilismo y Nietzsche

El nihilismo y Nietzsche. Las opiniones de Nietzsche acerca del nihilismo eran:


1. Nihilismo como decadencia vital:

Consiste en que toda cultura que crea en la existencia de una realidad absoluta. Esta realidad en la que se sitúan los valores tales como la Verdad y el Bien, es una cultura nihilista. De tal forma  que el cristianismo posee esta realidad absoluta en la figura de Dios . De esta forma, según Nietzsche , dicho mundo “superior” no existe. La cultura cristiana, y en definitiva toda la cultura occidental, es nihilista pues dirige toda su pasión y esperanzas a algo inexistente. Por esta razón desprecia  de modo indirecto la única realidad existente. La realidad del mundo que se ofrece a los sentidos, la realidad de la vida. Es la primera idea de el nihilismo y Nietzsche.



2. Nihilismo activo:

Es también nihilista la filosofía la cual  intenta demostrar cómo los valores dominantes son una pura nada, una invención. La filosofía nietzscheana es nihilista en este sentido. Propone la destrucción completa de todos los valores vigentes y su sustitución por otros radicalmente nuevos. Propone la “transmutación de todos los valores”. Este nihilismo es una fase necesaria para el encuentro con el “sentido de la tierra”, la aparición de una nueva moral y de un nuevo hombre, el superhombre.



3. Nihilismo pasivo:

Se produce debido a la  “muerte de Dios”. Aparece debido a la consciencia del carácter que los humanos tienen de creencia en lo sobrenatural, de la creencia religiosa en el mundo del espíritu. Durante siglos nuestra cultura ha considerado que los valores son  algo trascendente. Existe un objetivo gracias al cual la existencia tiene sentido. La vida tiene un sentido porque algo exterior a ella se lo da. Con la muerte de Dios se desata una crisis del sentido. El convencimiento de que la existencia es absolutamente insostenible, vacía, carente de sentido. El “nihilista pasivo” no cree en ningún valor. Se debe al pensamiento de  que todo valor es posible sólo si Dios existe, y Dios no existe; termina en la desesperación, la inacción, la renuncia al deseo, el suicidio.

En este momento crítico encontramos el nihilismo y Nietzsche en la desesperación de los que consideran que nada tiene sentido ni valor por no existir aquello que debería ser el fundamento de todo sentido y valor, Dios. Aquél que dijese que si Dios no existe todo está permitido, aquél que se desespere de la vida y se levantase en contra de ella por considerar que ésta sólo puede tener su fundamento en algo ajeno de ella y que dicho fundamento no existe, ese sería también nihilista. 

 

Este trabajo sobre el nihilismo y Nietzsche nos ha hecho aprender y ver que el nihilismo y Nietzsche van de la mano.

Add Comment