‘El gran salto al abismo’ aborda la aventura de la conquista del espacio de una manera diferente

/COMUNICAE/

'El gran salto al abismo' aborda la aventura de la conquista del espacio de una manera diferente

A través de esta interesante, reflexiva y al mismo tiempo divertida historia, su autor, Jesús Sáez, invita a descubrir la conquista del espacio, y en este caso de La Luna en el 50 aniversario del primer alunizaje, según las experiencias de su protagonista Carlos González, primer ingeniero español contratado por la NASA

Dentro de las actividades del programa “Hay vida en martes: 50 años de la llegada a la luna”, del Espacio Fundación Telefónica, Jesús Sáez Carreras presentó su libro El gran salto al abismo, la historia de un joven madrileño de padres asturianos que fue testigo, y pieza clave, en la llegada del hombre a la luna desde la base espacial de la NASA en Fresnedillas de la Oliva (Madrid).

Cuando millones de españoles se agolpaban detrás de las pantallas de sus televisores contemplando emocionados como el hombre pisaba por primera vez la luna, teniendo a los astronautas y a la NASA como una realidad muy lejana, no eran conscientes que cerca de sus hogares, en el centro de la península ibérica, un español sencillo, había sido, desde su puesto de trabajo, corresponsable del éxito de la misión espacial más importante habida hasta aquel momento.

A través de esta interesante, reflexiva y al mismo tiempo divertida historia Jesús Sáez, invita al lector a descubrir la conquista del espacio desde otro punto de vista, según las experiencias reales de su protagonista Carlos González Pintado, primer ingeniero español contratado por la NASA, que vivió en primera persona, como técnico de comunicaciones entre el módulo espacial y la tierra, tanto la llegada a la luna como el resto de expediciones APOLO -incluida la del Apolo XIII, de la que se cumplirán otros 50 años en 2020- de las que la base española fue responsable de comunicaciones con todo lo que ello implicaba.

Carlos, que entonces tenía 22 años, con el tiempo llegaría a convertirse en jefe de operaciones y subdirector de una de las estaciones espaciales en España. Cinco décadas después, es consciente de la cantidad de hitos de la carrera espacial de la humanidad de los que ha sido testigo; ahora mucho más que cuando fue uno de los primeros seres humanos que escuchó al mismo Neil Armstrong pronunciar las primeras palabras con la tierra tras el alunizaje: “Houston aquí base de la tranquilidad, el Águila ha aterrizado”.

El libro recoge de manera amena las vivencias de un hombre humilde que tuvo gran responsabilidad en el desarrollo de las misiones espaciales tripuladas y que muestra con sus anécdotas el lado más humano de los astronautas. Una lectura que atrapa al lector y que se convierte en imprescindible en la conmemoración de los 50 años de la llegada del hombre a la luna, y de muchas otras efemérides que llegarán en los próximos meses y años.

Obra de Jesús Sáez Carreras (Next Door Publishers), basándose en largas charlas con Carlos, está prologado por el astronauta Michael López-Alegría, y epilogado por Charles M. Duke, piloto del Módulo Lunar del APOLO XVI y décimo hombre en pisar la Luna.

Fuente Comunicae

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies