El dualismo platónico

Dualismo platónico

Se denomina dualista a aquella filosofía que sostiene que la realidad, el conocimiento o la naturaleza humana están compuestos por dos elementos básicos. Estos elementos pueden hallarse diferenciados o integrados en una unidad superior.

Platón es un pensador dualista, manifestado en tres esferas. La ontológica (realidad estructurada en dos niveles), la epistemológica (conocimiento humano de dos naturalezas) y la antropológica (separación alma-cuerpo y absoluta superioridad de la primera).

El dualismo ontológico 

Según el dualismo ontológico platónico, la realidad se halla dividida en dos niveles, esta está representada por el Mito de la Caverna por el “mundo de abajo” y el “mundo de arriba”. Denominados en filosofía como: mundo sensible, material, corpóreo e imperfecto; es falso para Platón, y los objetos son copias imperfectas de sus modelos, las Ideas; de él solo se adquiere opinión, doxa). Y el mundo inteligible (ideal, perfecto y eterno; se halla poblado de Ideas, modelos a los que imitan las cosas materiales, que solo existen de las cosas positivas; refleja la auténtica realidad).

El dualismo epistemológico

Según la epistemología platónica, el conocimiento se expresa en dos niveles. El conocimiento sensible, ligado a los sentidos y a la experiencia, se tiene sobre las cosas que cambian, sobre el mundo sensible. Y está dividido en dos facultades inferiores de la razón: eikasia y pistis. El conocimiento inteligible o científico, se tiene sobre los conceptos y esencias universales, cuyas facultades superiores son la dianoia y la noesis.

El dualismo antropológico 

Por último, según su dualismo antropológico el ser humano es un compuesto de cuerpo y alma. El cuerpo es una realidad detestable, inferior, una cárcel para el alma, a la que condiciona con sus deseos, apetitos y pasiones. El alma es la parte superior y altiva, y para que alcance el auténtico conocimiento, debe liberarse de las cadenas que le retienen, el cuerpo. En sentido genérico, en el Mito de la Caverna, tanto las cadenas como la propia cueva, pueden interpretarse como la dimensión corporal del hombre, que le impide conocer la verdad. El mundo exterior, la luz, los seres naturales y el sol se corresponden con la dimensión anímica, superior y racional del hombre.

Por tanto, el dualismo platónico se puede escindir en tres vertientes. La ontológica (realidad), epistemológica (conocimiento) y antropológica (división del ser humano en cuerpo y alma): que proponen la existencia de dos principios supremos, uno del bien y otro del mal, que explican la existencia y evolución del mundo.

El dualismo en la actualidad

El dualismo ha repercutido en sus tiempos posteriores llegando hasta la actualidad.

El ejemplo más claro es el de los medios de comunicación, cuya información es transformada para captar al lector u oyente. Por lo que, a día de hoy nosotros somos parte de los prisioneros del Mito de la Caverna.

Vemos un reflejo de la realidad, ya que siempre está manipulada, y aquellos que tengan una opinión distinta son tachados como revolucionarios o raros, lo cual puede ser irónico, ya que normalmente es la mayoría la que vive en la caverna, experimentando su propia «verdad».

Add Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies